Leer Entrelíneas

VÍCTIMA DE ABUSOS EN MALTA:
EL PAPA BENEDICTO XVI ES UN SANTO

Abril (2010)

El vaticanista italiano Andrea Tornielli entrevistó a Joseph Magro, de 38 años de edad, una de las ocho víctimas de abusos cometidos por miembros del clero de Malta que se reunió con el Papa Benedicto XVI. En el diálogo contó que este encuentro "ha sido un regalo verdaderamente bellísimo, luego de todo este sufrimiento, hemos llorado todos, incluso el Papa ha llorado".
En la entrevista publicada en el diario Il Giornale, Magro –que muestra con orgullo el rosario recibido por el Santo Padre, que en Malta animó a los jóvenes a anunciar a Dios a todos– explica algunos detalles del importante encuentro.
"Ya no tenía fe en los sacerdotes, ahora, luego de esta experiencia conmovedora que he tenido, he vuelto a esperar. Ustedes en Italia tienen un santo. ¿Se entiende? Tienen un santo", dijo emocionado refiriéndose al Papa Benedicto XVI. Al explicar luego cómo fue el diálogo con el Santo Padre, Magro señala que "cuando le dije que me llamaba Joseph, el Papa abrió mucho los ojos y dijo: ‘¡Joseph, como yo! Luego le pregunté: ‘¿Por qué el sacerdote me ha hecho esto, por qué ha abusado de mí?’ Me contestó diciendo que reza por mí y hemos rezado juntos".
Seguidamente Joseph Magro cuenta que podía ver en Benedicto XVI "como experimentaba una gran pena. Se veía que estaba sufriendo conmigo. No quería hacerlo sufrir, no le contado de los abusos que sufrí, pero él ha llorado conmigo, sin haber tenido ninguna culpa en lo que me había sucedido".
Tras confesar que no se esperaba este emotivo encuentro con el Santo Padre, Magro indica que "ha sido un gran regalo para mí, ser acogido de este modo y escuchado por él. Escuché su discurso en el aeropuerto, el sábado por la tarde, no dijo nada del problema de los abusos. Pero esta mañana (el domingo 18 de abril) como a las 9:00 a.m. recibí una llamada: tenía que ir a la casa del Obispo porque iba a ver al Papa".
"Tengo finalmente un poco de paz gracias a este encuentro. Benedicto XVI me regaló un rosario, que ahora llevo en el cuello", concluyó.