Leer Entrelíneas

Reflexiones de una madre lectora de Entre Líneas

Noviembre (2009)

Después que pasé una mañana esperando por unos padres que nunca llegaron para un taller de acoso escolar, en un liceo que en la actualidad está pasando por situaciones difíciles, me senté a pensar que no lo estoy haciendo bien. Reflexioné: ¿qué puedo hacer mejor para ayudar a esos padres a descubrir que necesitan de las herramientas para poder educar a sus hijos y acompañarlos en ese proceso de crecimiento? ¿Será que no tenemos tiempo para revisar, para pensar qué estamos haciendo como padres y qué es lo más importante para nosotros? ¿Conozco a cada uno de mis hijos, sé cómo escucharlo, cómo acompañarlo, qué necesita?.
Todas esas cosas me las preguntaba una y otra vez, y me contestaba: Quizás todos alguna vez, o la mayoría de las veces, lo que hacemos es escapar de las dificultades y no luchamos porque no tenemos tiempo para ocuparnos de nuestros hijos.
¡ Qué dolor que esto nos pase!
Días antes del taller pensaba que seguro me faltaría espacio físico para la cantidad de gente que vendría, porque sabía la necesidad urgente de escuchar un taller sobre Acoso Escolar y pensaba que todos los padres estarían allí esa semana.
Además, días antes pegué en la puerta del liceo algunas preguntas para que se animaran:
1. ¿Qué sabes de la violencia escolar, sabes los altos índices que existen de violencia escolar?
2. Si tienes un hijo acosado ¿cómo lo manejas?, si tienes un hijo acosador ¿cómo lo manejas?
3. Tú como padre ¿qué harías? Bueno, a pesar de la indiferencia seguiré luchando.

Eneida Solórzano