Iglesia Católica

"Despierta, humanidad del tercer milenio"

Enero-Febrero (2006)

El pasado 25 de Diciembre, con ocasión de la Navidad, el Papa Benedicto XVI hizo un llamado al hombre del tercer milenio a regresar a Dios para evitar que la humanidad sea víctima de su propio progreso técnico.

"Despierta, humanidad del tercer milenio", exclamó. "La época moderna es por 10 regular presentada como un periodo del despertar de la razón, como la llegada de la humanidad a la luz", pero "sin Cristo" dijo "la luz de la razón no es suficiente para esclarecer al hombre y al mundo".

Ante ese llamado tan significativo que nos hace Benedicto XVI debemos reflexionar un poco sobre la situación del mundo actual y cómo debemos nosotros actuar en consecuencia. Todos somos testigos de las grandes injusticias que se cometen a nivel nacional e internacional. Todos somos testigos de cómo los antivalores humanos y cristianos se están adueñando poco a poco de la sociedad. Y lamentablemente muchas veces nos quedamos en meras lamentaciones ante situaciones que de una u otra forma podríamos contribuir a mejorar.

Por otra parte, es muy frecuente escuchar a muchos venezolanos que exigen a los miembros de la jerarquía de la Iglesia Católica (institución con más credibilidad en nuestro país según las últimas encuestas) que participen más en resolver los problemas sociales y/o políticos que aquejan a la nación.

Y es que a veces a los católicos se nos olvida que todos los bautizados constituimos la Iglesia Católica, y que no es necesario vestir una sotana o un hábito para llamamos como tales y para cumplir con nuestras responsabilidades de hombres y mujeres íntegros que luchan por el bien común.

Para que la situación la tengamos un poco más clara basta con citar algunas cifras. La Iglesia Católica a nivel mundial suma aproximadamente más de mil cincuenta millones de bautizados, según el Anuario Pontificio 2002. De esta totalidad un poco más de cuatro millones aproximadamente son personas consagrados a tiempo completo a la evangelización (entre obispos, sacerdotes, diáconos, misioneros, religiosos y catequistas).

Esto significa que los laicos comunes y corrientes que estamos dentro del "torrente circulatorio de la sociedad" (en puestos políticos y públicos., en los medios de comunicación, en las escuelas, en los centros de salud, en los tribunales, en los hogares, en las empresas, en los comercios, etc.) constituimos nada más y nada menos que más del 99,5% de los bautizados.

He aquí la importancia de este llamado que hace Benedicto XVI para que despertemos y entendamos que todos los católicos bautizados tenemos una gran misión en el mundo que nos toca vivir. Indudablemente, muchas veces no estamos muy informados sobre cuáles son nuestras responsabilidades como laicos católicos.

Por tal razón la Fundación Entre Líneas aporta este número especial Enero-Febrero donde se introducen algunos temas que tratan directamente sobre las responsabilidades de los hombres y mujeres católicos en el mundo de hoy. En esta ocasión se le da un espacio introductorio a los últimos Compendios publicados por la Iglesia Católica (Compendio del Catecismo y de la Doctrina Social de la Iglesia) con la facilidad de que los lectores acudan luego a estudiar más detalladamente estos valiosos documentos que aportan luces significativas en el camino de ser un mejor cristiano.

"Despierta, humanidad del tercer milenio", es una frase que deberíamos poner en práctica cada amanecer de los 365 días de este nuevo año que comienza. Porque como dijo Benedicto XVI en Colonia a los jóvenes: "La verdadera revolución es la de Dios". La verdadera revolución es la que logre convertir todos los corazones de la tierra y traiga como consecuencia la verdadera justicia y paz al mundo de hoy.

Esa revolución de las que nos habla Benedicto XVI nos toca a todos los católicos ponerla en práctica... ¡Ya y Ahora!


Fundación Entre Líneas