Leer Entrelíneas

Asambleísta pro-vida se desvincula de bloque oficialista de Correa y buscará que Constitución defienda familia y vida sin excepciones

Abril (2008)

La asambleísta Rossana Queirolo decidió separarse del bloque oficialista Acuerdo PAÍS luego de sufrir una intensa campaña de hostigamientos protagonizada por sus copartidarios que no comparten su defensa de la vida y la familia.

Queirolo anticipó que seguirá "coincidiendo en el proyecto de PAÍS en tanto y en cuanto beneficie a las mayorías como lo ha estado haciendo y seguiré discrepando en los puntos que yo considere para las mayorías". La asambleísta oficializó su decisión luego de conocer los acuerdos a los que llegaron el resto de sus compañeros en una reunión con el Presidente Rafael Correa.

"En un principio me congratulé en el sentido de que llegaron a acuerdos y consensos importantes dentro de esa reunión. Pero en tres de los seispuntos, no estoy de acuerdo", aclaró y consideró que el documento en cuestión deja la puerta abierta para la legalización del aborto y la unión de personas del mismo sexo.

Queirolo señaló que "en el punto 4 (del acuerdo) se dice que la Constitución garantizará la vida desde la concepción. Sin embargo creo que yo he sido ampliamente clara y he explicado el peligro de permitir las excepciones".

Explicó que "al dejar la puerta abierta le permitirá, no solamente en este Gobierno sino en el futuro, establecer leyes de menor rango a la Constitución en donde se pueda permitir ampliamente el aborto, despenalizarlo y consecuentemente legalizarlo, lo cual sería terrible".

También sostuvo que el punto 5 del texto "deja la puerta abierta a propuestas de familias alternativas en lo cual no estoy de acuerdo" y "a la unión libre entre personas del mismo sexo, porque se reconoce la unión libre sin especificar entre qué sexos".

Asimismo, aclaró que los dirigentes de Acuerdo PAÍS siempre conocieron sus posiciones políticas y morales, y aún así aceptaron su participación en el partido oficialista.

En las últimas semanas, Queirolo y Diana Acosta se convirtieron en las principales voces del grupo de asambleístas del oficialismo con una clara apuesta por defender la vida sin excepciones y proteger el matrimonio como la unión de hombre y mujer en el texto de la futura Constitución Política de Ecuador. Esta postura les valió ataques furibundos por parte de sus propios compañeros de bancada e incluso la asambleísta oficialista Betty Amores les solicitó públicamente que renuncien "por dignidad" ya que no comparten la línea oficialista.

Sin embargo, la asambleísta Rossana Queirolo aseguró que pese a su reciente renuncia al bloque oficialista Acuerdo País, desde una posición independiente y sin presiones seguirá buscando que la nueva Constitución de Ecuador defienda la familia y la vida sin excepciones. "La coherencia en una persona es lo más importante. Creo que la confianza
que me dio el pueblo ecuatoriano el 30 de septiembre pasado debe ser respetada para que en el futuro referéndum digamos sí a la mejor Constitución", anotó Queirolo.

La ex miembro de Acuerdo País, esposa y madre de cuatro hijos, indicó que su obligación desde que fue elegida como asambleísta es defender la vida y no aceptar el aborto de ninguna manera. "Abortar es algo que se convierte en algo natural y lógico cuando entra en las constituciones de los países. Por eso es imprescindible blindar la Constitución, poner la palabra sin excepciones en la protección de la vida para que luego leyes de menor jerarquía no atenten contra ella", agregó.

Queirolo también señaló que el modo de actuar de un político depende mucho de la fe que profesa, de los principios que ha cultivado y de las convicciones con las que se maneja. "Habemos personas las cuales los principios y las convicciones están por encima de todas las cosas. Es mi obligación ser clara, contundente, hablar con la verdad y defender lo más importante. Para mí lo mas importante es Dios, quien nos dio la vida, quién nos permite respirar. La vida desde la concepción sin excepciones y defender la familia como núcleo de la sociedad", indicó.

La asambleísta también señaló que no se debe manipular el nombre de Dios en el preámbulo de la Constitución, ni dar paso a las uniones de hecho de personas del mismo sexo, pues la familia únicamente debe estar conformada por un hombre, una mujer y los hijos.