Leer Entrelíneas

Empresarios cristianos reconocen que la crisis ha sido originada por la avaricia

Abril (2009)

SANTIAGO, martes, 3 de marzo de 2009 (ZENIT.org) La crisis económica tiene, entre sus causas, la desmedida avaricia de unos pocos que atentó contra el bien común, aseguran los responsables de la Unión Social de Empresarios y Ejecutivos Cristianos de Chile (USEC).
"La crisis financiera que precede las actuales dificultades económicas, se explica entre otras causas, por las decisiones de unos pocos individuos, quienes buscando un desmedido beneficio propio y de corto plazo, atentaron contra el bien común. Cuando la libertad está guiada por criterios individualistas deja de ser auténtica, pues la excesiva dependencia y ambición de lo material es también un tipo de esclavitud", alertan los empresarios cristianos.
Esta crisis se ha dado por la ausencia de una recta conciencia, sumado a estímulos diseñados para obtener beneficios en el corto plazo y la falta de regulación acorde a la sofisticación de los nuevos instrumentos financieros. Por lo tanto, creemos que esta crisis no es tan sólo económica, sino también ética y moral".
Por este motivo, hacen un llamamiento a los empresarios "a ajustar sus expectativas de utilidad cuando esto no ponga en riesgo la continuidad de la organización, viviendo un espíritu de austeridad y solidaridad".
Luego se dirigen a todos los integrantes de la empresa para instarles "a dialogar, a buscar soluciones solidarias y creativas, para que los despidos se conviertan, ojalá, en la última alternativa para la sostenibilidad de la empresa". "Tanto los inicios de la crisis, como su superación, se relacionan con la caridad, esa disposición a amar al prójimo como a sí mismo, como principio fundamental propuesto en el Evangelio".
"Ahora es el momento de incorporar en nuestros criterios de discernimiento, valores que tiendan a humanizar nuestra sociedad y organizaciones, de modo que guíen nuestro accionar y sean un 'seguro' para no caer a futuro en los mismos errores", concluyen.