Leer Entrelíneas

¿Por qué promover e implementar medidas para la conciliación trabajo-familia?

Diciembre (2010)

Llevamos años protegiendo la ecología ambiental, ya es hora de que también nos
ocupemos de proteger la ecología humana

Hay una tremenda necesidad por parte de los trabajadores de que las empresas en donde trabajan, comiencen de una vez por todas a aplicar medidas que les permitan compatibilizar sus responsabilidades laborales con las familiares. Que los traten como “personas completas” en todos sus ámbitos: personal, familiar y profesional.
Son muchas las horas dedicadas al trabajo y pocas las dedicadas a conseguir relaciones constructivas con los miembros de las familias. Los trabajadores quisieran salir del trabajo a una hora adecuada con energía, fuerza, humor y disposición para compartir con su familia, amigos o simplemente realizar algún deporte o actividad recreativa. Quieren sentir que no están abandonando a su familia por culpa del trabajo; quisieran poder tener una vida plena, donde puedan rendir tanto a nivel profesional como personal.
Pareciera que las empresas no conocen del todo los beneficios que obtendrían de sus colaboradores si se decidieran a diseñar y aplicar algunas medidas de conciliación trabajo familia. El Instituto de Estudios Superiores de Empresas IESE de la Universidad de Navarra, España ha publicado unos datos interesantísimos sobre estas ventajas: Cabe resaltar que desde el año 1999 el IESE ha venido trabajando en lo que denominan el Índice de Empresa Familiarmente Responsable ( IFREI en sus siglas en inglés). Algunas cifras que llaman la atención son las siguientes: Reducción del 30% del ausentismo laboral; el compromiso de los trabajadores se multiplica por dos y la intención de renuncia se divide entre seis. Es decir, una empresa que no aplica medidas de conciliación tiene seis veces más posibilidades que sus trabajadores se vayan a la competencia; y como sabemos, cada trabajador que renuncia genera un costo equivalente a un año y medio de salario.
Revisemos algunas de estas medidas de conciliación que las empresas pueden aplicar. Semana laboral comprimida, es decir, los empleados pueden trabajar más horas al día a cambio de un día (o medio día) libre. Posibilidad de trabajar desde la casa, es decir, los empleados pueden ocasionalmente, trabajar desde su casa para evitar largos desplazamientos o tráfico vehicular. Jornada laboral reducida, es decir, los empleados pueden trabajar menos horas al día o a la semana si acceden a tener un sueldo proporcionalmente inferior. Calendario de vacaciones flexibles, los empleados, previa planificación, pueden optar por sus vacaciones en el momento más adecuado para el disfrute con la familia.
Las empresas también pueden ofrecer a sus empleados apoyo profesional y asesoramiento en materia de: Papel como padres/cónyuges; conflicto trabajo y familia; gestión de estrés; gestión de tiempo; conciliar conmigo mismo; trayectoria profesional, personal y familiar, entre otros.
Muchas empresas siguen considerando que la aplicación de medidas como las citadas, representan un costo que tienen que asumir porque así la ley lo establece o para responder a tensiones internas, y no porque crean realmente en ellas; pero las investigaciones avalan que los empleados que son capaces de lograr un equilibrio entre su hogar y su trabajo, tienen mayores posibilidades de sentirse satisfechos, centrados y focalizados cuándo están laborando y por lo tanto son más productivos y poseen una actitud más colaboradora frente a las crecientes exigencias de su trabajo.

Sergio Thomas
www.conciliaciontrabajofamilia.com
INSTITUTO PANAMERICANO DE
ESTUDIOS DE FAMILIA IPEF