Leer Entrelíneas

Respuestas sin sentido

Enero/Febrero (2007)

Un día una niña estaba sentada observando a su mamá lavar los platos en la cocina. De repente notó que su mamá tenía varios cabellos blancos que sobresalían entre su cabellera oscura. Miró a su madre y le preguntó inquisitivamente, “¿Por qué tienes algunos cabellos blancos, mamá?". Ella le contestó: "Bueno, cada vez que haces algo malo y me haces llorar o me pones triste, uno de mis cabellos se pone blanco." La niña se quedó pensativa unos instantes, y luego dijo: "Mamá, entonces…, ¿Por qué TODOS los cabellos de la abuelita están blancos?”

Los revolucionarios quieren cambiar el mundo sin cambiarse así mismos. Los cristianos quieren cambiar el mundo empezando por cambiarse ellos mismos.

Cesar Messori