Leer Entrelíneas

LA ULTIMA CIMA

Junio (2010)

"La Última Cima" es el más reciente documental del cineasta Juan Manuel Cotelo, un filme que conmueve al espectador con la historia de un sacerdote diocesano fallecido hace poco más de un año en un trágico accidente.
"Los expertos me lo han dicho claramente: ‘Si hoy crucifico a un sacerdote en público voy a tener
éxito y me van a dar importantes premios’. Si, por el contrario, hablo bien de un cura, me van a crucificar a mí". Con estas palabras, Cotelo introduce el provocador documental sobre la vida del Padre Pablo Domínguez, decano de filosofía en la Facultad de San Dámaso de Madrid, a quien conoció en una conferencia solo doce días antes de su muerte.
El cineasta confesó que no quería hacer el documental sobre Pablo Domínguez, pero a medida que iba conociendo gente tocada por el sacerdote se dio cuenta de que "había una historia que contar".
Cotelo aparece en su documental haciendo preguntas que interpelan. "No era pederasta, ni mujeriego, ni ladrón, tampoco era misionero en la selva, ni el fundador de una nueva institución de la Iglesia", explica Cotelo y señala que el reto es contar la historia de un cura bueno que impactó en mucha gente, y a cuyo funeral acudieron unas tres mil personas y más de 20 obispos.
El Padre Pablo, experto montañista, tenía la costumbre de llegar a la cima de los principales montes españoles y celebrar Misa ahí. Falleció en febrero de 2009, cuando descendía del Moncayo.
"Me hubiera encantado encontrar algo malo en Pablo, lo habría incluído en el documental, pero es que no lo hay. Su confesor me dijo que, simplemente, era alguien buenísimo, con un alma de niño", agrega Cotelo.
El documental recoge los testimonios de amigos, parientes, alumnos, gente que conoció al sacerdote y fue asistida por él. Además, presenta entrevistas con el Cardenal Antonio Cañizares, Mons. Demetrio Fernández, Obispo de Córdoba, y Mons. Jesús Sanz, Arzobispo de Oviedo. Según el crítico Pablo Ginés de Forum Libertas, "si toda la primera mitad de la película puede ser una herramienta muy útil en cualquier pastoral vocacional; la segunda mitad, que trata de la muerte, ya ha demostrado su eficacia ayudando a gente, creyente o no, que ha afrontado la muerte de un ser cercano".
"En una cultura en que la muerte es un tabú del que no se habla, esta película se acerca a ella con belleza. Es esa belleza, ligada a la verdad, a lo real, a lo vivido... esa belleza que, decía Dostoievsky, salvará al mundo. En definitiva, se trata de una película donde lo cotidiano se convierte en épico. Hay que verla", agrega Ginés.

Para más información se puede visitar el website del filme
www.laultimacima.com