Leer Entrelíneas

Cuando la tierra tiembla

Marzo-Abril (2014)

Nuestro país está bajo la acción permanente de fenómenos sísmicos y los venezolanos debemos estar informados sobre qué debemos hacer ante un posible terremoto.

Todos y cada uno de nosotros en nuestras casas, en las oficinas, en los edificios, en el vecindario, en las escuelas, debemos tener un plan de actuación en caso de terremotos.
Debemos identificar los lugares mas seguros ante un sismo. Y las áreas mas peligrosas donde se evitará ubicarse si ocurre un terremoto.
Designe un pariente o amigo fuera de la zona para que sea el contacto de su familia al que cada uno de ustedes puede llamar para decirle que está seguro o dejar mensajes.
Practique simulacros de terremotos periódicamente.
Tome como costumbre dejar las llaves de la puerta de la casa en una repisa cerca de la puerta de salida.
Fije con tornillos bibliotecas y otros muebles altos y pesados contra la pared.
No coloque objetos pesados encima de muebles altos.
No coloque objetos que puedan impedir el paso por una puerta que pueda servir de escape.
Tenga un equipo de emergencia a la mano que contenga:
- Maletín de primeros auxilios.
- Radio portátil con pilas.
- Linterna con pilas.
- Agua.
- Comida: chocolates, galletas, atún, caramelos, etc.
- Extintor.
- Zapatos de goma.
- Cobija.
- Un pito.
- Una libreta con los números de teléfonos y direcciones de centros de emergencia.
En el momento del sismo trate de mantener la calma, no se apresure a salir porque el sismo dura solo unos segundos.
Aléjese de ventanas, espejos y puertas de vidrio y protéjase de objetos que le puedan golpear o cortar al caer.
Diríjase a los lugares seguros previamente establecidos debajo de mesas, escritorios o camas y póngase las manos en la cabeza.
No utilice los ascensores.
Si está en la calle aléjese de edificaciones, paredes, postes, árboles, cables eléctricos y otros elementos que puedan caer sobre usted.
Si está cerca del mar aléjese porque pueden ocurrir grandes marejadas.
Si está en su vehículo deténgalo permaneciendo dentro de éste.
Cierre las llaves del gas, el agua y la electricidad.
No encienda fósforos, velas, ni yesqueros, porque se puede producir una explosión si hay alguna fuga.
Procure no caminar descalzos, por eso es importante tener zapatos de goma en el maletín de emergencias.
Aléjese de construcciones que se pueden derrumbar.
En caso de quedar atrapado conserve la calma y trate de comunicarse al exterior golpeando con algún objeto las paredes o puertas.
Es muy importante que desarrollemos conciencia sísmica ya que nuestro comportamiento puede reducir los riesgos de un desastre.
Es ideal que en cada familia uno o varios miembros de ésta realicen un curso de primeros auxilios. A la hora de un desastre los centros hospitalarios tendrán mucho trabajo y si tenemos las nociones básicas de cómo atender una emergencia facilitaríamos enormemente los trabajos de rescate y atención de heridos.
La reducción de desastres es un compromiso de todos y el estar preparados para una situación como esa es muy importante.

Es mejor prevenir que lamentar.