Leer Entrelíneas

Estar alegres siempre

Marzo-Abril (2014)

HAY momentos de la vida donde se nos presentan mas dificultades, mas problemas que resolver y a veces cosas muy duras de afrontar.
Pero como cristianos que somos debemos afrontar la vida de cara a Dios, con una visión sobrenatural. Eso nos lleva a poder estar alegres en medio de todas las contrariedades que nos toque soportar. Y sobre todo a estar alegres para poder hacerle la vida agradable a quienes tenemos a nuestro alrededor, porque no hay cosa más antipática que una persona triste o amargada.
Pero para poder ser cristianos con alegría debemos estar muy unidos a Cristo. Y debemos entender que somos hijos de Dios y que Él nunca ¡nunca! nos va a abandonar, aún en los peores momentos que podamos pasar.
Abandonarse en las manos de ese Padre amoroso que nos quiere infinitamente es uno de los grandes secretos de la alegría cristiana y saber que “Todo es para bien” es otro de los grandes secretos que ha logrado que santos a lo largo de toda nuestra historia estuvieran alegres a pesar de las miles de contrariedades que pudieron atravesar.
A continuación compartimos los puntos de Alegría que están en el libro Camino de San Josemaría que nos pueden ayudar a meditar sobre este tema:
657 La verdadera virtud no es triste y antipática, sino amablemente alegre.
658 Si salen las cosas bien, alegrémonos, bendiciendo a Dios que nos pone el incremento. -¿Salen mal? – Alegrémonos, bendiciendo a Dios que nos hace participar de su dulce Cruz.
659 La alegría que debes tener no es esa que  podríamos llamar fisiológica, de animal sano, sino otra sobrenatural, que procede de abandonar todo y abandonarte en los brazos amorosos de nuestro Padre-Dios.
660 Nunca te desanimes si eres apóstol. –No hay contradicción que no puedas superar. - ¿Por qué estás triste?
661 Caras largas…, modales bruscos…, facha ridícula…, aire antipático: ¿Así esperas animar a los demás a seguir a Cristo?
662 ¿No hay alegría? –Piensa: hay un obstáculo entre Dios y yo. – Casi siempre acertarás.
663 Para poner remedio a tu tristeza me pides un consejo. –Voy a darte una receta que viene de buena mano: del apóstol Santiago. -¿Estás triste, hijo mío? - ¡Haz oración! – Prueba a ver.
664 No estés triste. –Ten una visión más… “nuestra” – más cristiana- de las cosas.
665 Quiero que estés siempre contento, porque la alegría es parte integrante de tu camino. –Pide esa misma alegría sobrenatural para todos.
666 – Alégrese el corazón de los que buscan al Señor. –Luz, para que investigues en los motivos de tu tristeza.

Fundación Entre Líneas