Leer Entrelíneas

Voces que quieren reivindicar la maternidad

Mayo (2007)

ELISE CLAESON (PERIODISTA SUECA)
"Rara vez una campaña política se ha encontrado una opinión tan marcada. Es como si todas las madres del país se hubieran puesto en pie como una sola mujer y gritado a los políticos: Oídnos, queremos ser madres"; así escribía Elise Claeson, periodista sueca, en una de sus leídas columnas en el Svenska Dagbladet, uno de los principales periódicos del país nórdico, durante la campaña electoral del pasado septiembre. "Durante décadas, la élite sueca ha procurado que la mujer olvide que es madre. Lo llaman 'trampa de mujeres' en la política sueca. Ya sabes: "Dar prioridad a los hijos es realizar una mala elección, pero sólo para las mujeres. Los padres que quieren 'hacer de madres' son los héroes de la élite", escribía Claeson, que ha contado en un libro cómo y por qué decidió depender económicamente de su marido tras el nacimiento de su segunda hija y mientras criaba a ambas.

EL PRINCIPIO DE EVA
Eva Herman, presentadora durante 18 años del informativo más famoso de la televisión alemana, podría ser el modelo perfecto del éxito profesional de la mujer postulado por el feminismo mayoritario. Pero Eva se saltó el guión, provocando ronchas en la delicada dermis social, cuando se le ocurrió escribir en la revista Cicero el año pasado que el abandono del hogar por parte de la mujer no es un imperativo categórico. Lejos de retractarse, con la publicación en septiembre del libro Das Eva prinzip (El principio de Eva) volvió a tratar sobre el mismo tema. Quizá respira por la herida -ha pasado por tres divorcios y sólo tiene un hijo-, pero ahora piensa que "las mujeres simplemente no pueden perseguir el éxito profesional y criar adecuadamente a sus hijos al mismo tiempo".

HARRIET HARMAN (DIPUTADA LABORISTA)
No postergar las necesidades familiares ante las exigencias de la carrera es también el consejo de Harriet Harman, diputada laborista y aspirante al número dos de la próxima candidatura electoral de su partido. Hartman recomienda a las mujeres británicas "no tener los hijos tan tarde como yo" -tuvo tres entre los 32 y los 37 años-, y considera que "la salud y bienestar de madres e hijos, y las elecciones personales, deberían decidir la edad para tener hijos, y no el mercado de trabajo".

IVONNE KNIBIEHLER (FIGURA DEL FEMINISMO)
La historiadora francesa Ivonne Knibiehler, conocida figura del feminismo, de 84 años y madre de tres hijos, explicaba en una entrevista en Le Monde (9-02-2007) que "el feminismo debe en primer lugar repensar la maternidad: todo lo demás le será dado por añadidura". Y afirma que desde el principio, "estaba persuadida de que la maternidad seguiría siendo una cuestión capital de la identidad femenina. No podía contentarme con esa orden implícita: 'Sé madre y cállate'". Knibiehler ya intuía que era "una función social. Y estaba convencida de que si se ignoraba esta función social, se ignoraba al menos la mitad de las realidades maternas".

MARIANNE SIEGENTHALER: AMA DE CASA, EL MEJOR TRABAJO DEL MUNDO
En Suiza también se ha publicado un libro titulado Ama de casa, el mejor trabajo del mundo, de Marianne Siegenthaler, en el cual habla de estas mujeres como "managers domésticas". "Esa nueva ama de casa se definiría como una mujer con una buena formación académica, que abandona su carrera profesional, temporal o permanentemente, para convertirse en "madre a tiempo completo". Esta expresión también parece destinada a rehabilitar una ocupación que ha sido quizá no debidamente valorada durante años y, en cualquier caso, ideológicamente maltratada en las últimas décadas. El valor añadido que tiene esta renovada elección por el hogar reside en que ni sociedad, ni tradición, ni usos dominantes, coaccionan a la mujer que opta por él -se podría decir incluso que es más bien al contrario-. Las nuevas amas de casa lo son en un ejercicio de la libertad más purificado gracias a la educación y la posibilidad de ser independientes".

ELISE CLAESON: MAMÁ EN EL HOGAR
Elise Claeson es columnista en el diario Svenska Dagbladet. El pasado septiembre publicó Mamma@home, libro en el que propone un nuevo feminismo que valore la maternidad. Es licenciada en Ciencias Sociales y trabajó como defensora del cliente antes de dedicarse por completo a su familia.
"En el libro hablo mucho sobre la naturaleza humana. Allí también hablo acerca del "neo- feminismo", un nuevo feminismo que se centra en la maternidad y la naturaleza femenina. Yo creo que es una tendencia que ha venido para quedarse. Hay signos de ello por todas partes. El viejo feminismo ha perdido porque no ve a las mujeres como ellas son, pretende convertirlas en hombres. Los hombres siempre han mantenido y protegido a las mujeres y a los hijos. Ese es un buen papel para un padre. No deberían ser forzados a convertirse en mujeres-madre para er mejores padres. Hombres y mujeres somos diferentes, también como progenitores. Los hijos necesitan padres que funcionen como hombres, no como mujeres. En Suecia ha comenzado una tendencia pro-mamás que nadie puede ignorar. Mi libro fue publicado por la segunda mayor editorial del país y la principal empresa de comunicación imprime la revista Mama, que está siendo un gran éxito. Cuando el mercado reconoce la maternidad, los políticos y los medios de comunicación deben seguirlo, incluso aunque no les guste. Creo que las mujeres deberían tener hijos pronto, cuidar de sus familias y ser madres y más tarde, a los 40 ó los 50, comenzar una carrera, como yo hice".

KATHERINE ELLISON: LA INTELIGENCIA MATERNAL
"La maternidad hace a las mujeres más capaces" Katherine Ellison trabajó como periodista muchos años antes de embarcarse en la aventura de la maternidad, de la que ha salido encantada y con un libro: La inteligencia maternal, que afirma que la maternidad desarrolla la inteligencia de la mujer. Antes, su trabajo había merecido diversos premios, entre ellos el Pulitzer. Ahora es escritora asistente para la Universidad de Stanford y columnista mensual para la revista de la Ecological Society of America. Katherine Ellison era una de esas mujeres que pensaba que la maternidad y encargarse de cuidar a los hijos y las labores domésticas "limitaba mentalmente a las mujeres". En su libro, se fijó en cinco interpretaciones diferentes de "inteligente", empezando por la perspicacia, la habilidad para combatir el estrés, la motivación, la eficiencia y la inteligencia emocional. Todas son realmente importantes para que una persona sea capaz de sobrevivir y prosperar, y todas, de alguna manera, aumentan con la maternidad. En cada capítulo describe estudios científicos, fundamentalmente en animales, que tienen cerebros semejantes al nuestro, pero también muchos en humanos, que muestran cómo a través de la influencia de hormonas, experiencias de estimulación, prácticas repetitivas y las labores domésticas las madres mejoran su inteligencia.