Leer Entrelíneas

Carta a Kellogg’s de Venezuela

Mayo (2009)

Aprovechando el mes en que se celebra el Día de la Madre, publicamos la carta que una madre envió a Kellogs de Venezuela por una campaña publicitaria promovida en una de sus cajas de Corn Flakes.

“Estimados señores:
Por medio de la presente me dirijo a ustedes para llevarles una inquietud acerca de la campaña publicitaria que ví esta mañana en una de sus cajas de Corn Flakes.
Ante todo quiero felicitarlos porque sus alimentos siempre han gozado de excelente calidad, así como las campañas publicitarias de las cuales tengo memoria.
Sin embargo, esta mañana estaba desayunando con mi segundo hijo de 15 años (soy madre de seis hijos) y me dijo como cosa suya algo que estaba leyendo de una caja de Corn Flakes: “Mami, no arreglé mi cuarto porque tú dices que no todo en la vida tiene que ser perfecto”.
Yo le dijo que ¿qué era eso?, un poco molesta, y me asombró mucho cuando me dijo que lo estaba leyendo de la caja del Corn Flakes. Al final dice “Despierta su intelecto cada mañana”.
Quería comentarles que educar a los hijos no es nada fácil y más en un mundo donde la flojera y el querer hacer el menor esfuerzo posible para lograr beneficios reina por doquier.
Sólo les quería decir que es mucho mejor, y contribuye mucho más al desarrollo de nuestro país, el que utilicen mensajes buenos y positivos para que los niños los lean a la hora de desayunar (Yo creo que ustedes no pueden imaginar el maravilloso efecto que esto podría causar en las familias venezolanas).
Se los digo con mucha propiedad porque en los colegios existen serios problemas con el orden y la disciplina en los niños (entre otras muchas cosas) porque en su casa muchas veces no se les enseña (porque a veces no saben los padres cómo) y muchas veces los medios de comunicación tampoco contribuyen a reforzar los hábitos buenos.
Tengan claro que toda la crisis mundial que estamos atravesando tiene su raíz en que las personas responsables de la crisis no han practicado los hábitos buenos, los cuales TODOS (orden, honestidad, solidaridad, esfuerzo, sobriedad, etc.) son indispensables para que la persona sea mejor ciudadano y contribuya al pleno desarrollo de su país.
Por otra parte, en cuanto al intelecto, no basta con que despertemos y formemos su inteligencia aislada. Porque si no formamos los hábitos buenos o valores, la inteligencia no sirve para nada. Tal es el caso de los grandes empresarios de Estados Unidos que egresaron de Harvard con excelentes notas y terminaron presos por corrupción.
Yo estoy segura que ustedes no han tenido en ningún momento mala intención pero no debemos descuidar las posibles consecuencias de frases tan sencillas como la que leí esta mañana en una de sus cajas. Tenemos que recordar siempre que los niños son como esponjas que tragan con mucha facilidad todo lo que se les dice.
Entonces los invito para que despierten su intelecto con frases como:
-Mami, hoy acomodé mi cuarto porque te quiero mucho.
-Ayudar en mi casa me ayuda a ser mejor persona.
-Me muero de ganas de ir al colegio a estudiar.
-Con este desayuno podré sacar las mejores notas.
-Quiero ser una gran persona cuando sea grande.
-Me provoca llevarle Corn Flakes al hijito de la conserje.
-Quiero crecer rápido para ayudar a mi país.
Y así, miles de cosas más.
De verdad mil gracias por lo que Kellogg’s ha significado en nuestra vida y mil gracias porque yo sé que ustedes están jugando el todo por el todo para que nuestra Venezuela sea un gran país.
Encantada de escribirles, me despido muy cordialmente”.