Leer Entrelíneas

Decálogo para el buen Empresario Cristiano

Mayo (2013)

1.- Es preciso estar siempre convenientemente preparado. Debemos estar listos como las vírgenes prudentes del evangelio.

2.- Es necesario establecer un proyecto con la firme determinación de realizarlo, como Jesús en su misión redentora. Cuando nos fijemos una meta, debemos llegar a ella paso a paso.

3.- Es muy importante saber escoger bien a los colaboradores, a quienes, como Jesucristo, debemos dedicar tiempo, formación, confianza y cariño.

4.- Para desempeñar un papel importante, para realizar una empresa, es necesario estar decidido a superar los obstáculos sin escatimar ni tiempo, ni sacrificios, ni dedicación.

5.- Jamás se debe pactar ni hacer compromiso alguno con la corrupción en cualquiera de sus expresiones o niveles.

6.- Es necesario cultivar bien las buenas relaciones. Como Juan el Bautista que preparó el camino del Señor con humildad, delicadeza, afecto y desinterés.

7.- En toda empresa y actividad humana y sobrenatural, es necesario reservar una especial atención a los niños, a los propios, a los de los colaboradores y a los destinatarios.

8.- Cada empresa y cada proyecto padecen sus propias crisis. Es necesaria la prevención y la reparación y hay que estar siempre dispuestos a dar la cara ante los problemas y dificultades.

9.- Hay muchas buenas tareas por hacer. Sin embargo, es necesario saber escoger la prioridad de las prioridades.

10.- Preparar el sucesor. Jesús preparó a los Doce y puso a su frente a Pedro. No podemos eternizarnos ni nadie es insustituible.