Leer Entrelíneas

CATÓLICOS ANTE EL ABORTO

Noviembre (2010)

El 6 de octubre apareció la noticia en los principales medios nacionales que la Asamblea Nacional discutiría el Código Penal que legalizaría el aborto. El artículo 186 del borrador señala textualmente: “La mujer que interrumpa el embarazo o permitiere que otro se lo cause, transcurridas más de doce semanas contadas a partir de la concepción, será castigada con prisión de uno a tres años”. En el texto remarcan que “no será punible la interrupción del embarazo (…) cuando la gestante diere su consentimiento y que no han transcurrido más de doce semanas desde la concepción”. Además, incluyen otros dos eximentes: para salvar la vida de la mujer o “cuando se trate de serias malformaciones que comprometan la salud física o mental del feto”; y en caso de que el embarazo sea producto de una violación o incesto, “siempre que se practique antes de las doce semanas de gestación”, apuntan.
Ante esa lamentable noticia han salido personas en los medios defendiendo lo indefendible con argumentos tan absurdos como que “la vida se inicia en el momento en que el feto puede vivir fuera del útero materno, y esto no se da sino hasta las 12 semanas de concebido”, “es la madre quien debe decidir lo que quiere hacer con su vida” y siempre sacan cifras de mujeres fallecidas por abortos ilegales.
Lo que nunca dicen es que se está cometiendo un vil asesinato, tal cual como si se matara un niño de cinco años; nunca hablan de los traumas psicológicos y físicos que le quedan a la mujer que se practica el aborto; y nunca hablan de lo necesario que es ofrecerle ayuda a una mujer embarazada que, por desesperación haya pensado en la posibilidad de matar a su propio hijo.
Creemos conveniente y urgente alertar y dar herramientas a nuestros lectores para que participen y hagan oír su voz a través de los medios escritos, radiales, audiovisuales y digitales, y defiendan este derecho a la vida que es sagrado para todos desde el momento de la fecundación hasta el momento de nuestra muerte.
Los católicos venezolanos, que hemos dado ejemplo al mundo por nuestra gran fe y ánimo de lucha por lograr la Justicia y la Paz en nuestra nación, no podemos quedarnos de brazos cruzados ante leyes que atentan contra la dignidad de la persona humana. No basta con que le demos argumentos de fe a estas personas porque normalmente no nos escuchan. Debemos informarnos bien para tener suficientes argumentos científicos que desbaraten todas sus erradas y temerarias opiniones.
Un buen argumento científico que podemos darle a las personas para explicarles ¿Cuándo comienza la vida humana? es lo ocurrido en Estados Unidos en abril de 1981, cuando el subcomité judiciario del senado norteamericano también se cuestionaba sobre esa pregunta. Para darle respuesta a esta “incógnita”, hablaron en nombre de la comunidad científica un grupo de genetistas y biólogos internacionalmente reconocidos, entre ellos el padre de la genética moderna: Dr. Jérome Lejéune; el Dr. Micheline Mathews-Roth, de la escuela de medicina de Harvard; el Dr. Hymie Gordon Chairman, del Departamento de Genética de la Clínica Mayo, el Dr. Mc. Carthy de Mere, médico y abogado de la Universidad de Tennessee; el Dr. Alfred Bongiovanni de la Escuela de Medicina de la Universidad de Pennsylvania, etc., quienes afirmaron contundentemente que la vida humana empieza en la concepción cuando se une el óvulo con el espermatozoide.
En ese momento contaron con una profunda ausencia de testimonios en contra. Hay que destacar que estas declaraciones fueron realizadas hace casi 30 años. Hoy en día, con los modernos avances tecnológicos y los nuevos conocimientos sobre genética, este hecho es aún más contundente. Así como este hecho hay muchísimas cosas más que nos pueden ayudar a defender la vida, que es algo totalmente apegado a la moral natural.
Y terminamos este editorial invitando a que participemos, a que defendamos nuestros valores, a que defendamos la vida desde el nacimiento hasta la muerte, a que defendamos al matrimonio formado por un hombre y una mujer. Seamos sagaces como lo son quienes quieren sembrar la maldad en nuestro país.
Mientras más católicos hagan sentir su voz por la defensa de la vida y de los valores, con razones científicas que sustenten sus opiniones, será más difícil que triunfe el mal en nuestro país.
No permitamos que en nuestra amada Venezuela, bendita por Dios y la Santísima Virgen de Coromoto, triunfen estos aliados del mal. Les invitamos a investigar sobre la defensa de la vida en webs como zenit.org, catholic.net, interrogantes.com, etc., para que podamos dar razones científicas a las personas que hablen en los medios defendiendo el aborto o a quienes nos puedan preguntar sobre este tema. Debemos enseñarles a los demás, a través de hechos científicos demostrables, que el problema del aborto no es un problema sólo de moral religiosa sino de moral natural.
Y dejamos para reflexionar: Dios nos ha dado el regalo de la fe católica y los talentos de poder estar informados sobre cuál es la Verdad. ¿Qué le vamos a responder a Jesucristo cuándo nos pregunte: ¿Qué hiciste con los talentos que te dí?”

Fundación Entre Líneas
entrelineas@venezuelaentrelineas.com