Leer Entrelíneas

Milagros por intercesión del venerable José Gregorio Hernández

Noviembre (2012)

El Cardenal Jorge Urosa Savino exhortó a las “personas que estén en conocimiento de un hecho presuntamente milagroso”, realiza-do por intercesión del doctor José Gregorio Hernández, enviar “la más completa infor-mación sobre ese hecho”,  solicitud que hizo en una carta pastoral con motivo de celebrarse el 26 de octubre pasado, el 148 aniversario del nacimiento de este médico venezolano que se encuentra camino a los altares.
El Arzobispo de Caracas resaltó las cualida-des del Venerable doctor José Gregorio Her-nández, conocido como el “médico de los pobres”; y además, describió la situación en que se encuentra su proceso ante la Congre-gación de las Causas de los Santos.
“La santidad del doctor José Gregorio Her-nández fue reconocida y proclamada desde el mismo momento de su muerte por el pue-blo caraqueño que lo denominó ‘el Médico de los pobres’.  Por esta razón, los fieles y las autoridades eclesiásticas lo comenza-ron a considerar como ejemplo de virtudes. Años más tarde el Arzobispo de Caracas, Monseñor Lucas Guillermo Castillo, inició en 1949 su Causa de Beatificación y Cano-nización”, dijo.
Recordó que el 16 de  enero de 1986 el    Beato Papa Juan Pablo II decretó que José Gregorio había vivido su compromiso cris-tiano y practicado las virtudes en grado he-roico. “Es decir, lo declaró Venerable (…) la máxima autoridad de la Iglesia Católica ha declarado que nuestro ‘médico de los po-bres’ es auténtico modelode virtudes cris-tianas”.
También ha explicado que dos milagros pre-sentados ante El Vaticano no tuvieron el reconocimiento. “Estos fueron estudiados, uno en 1986, y otro en el año 2009. Lamen-tablemente no cumplieron las exigencias re-queridas por esa Congregación para ser re-conocidos como auténticos milagros”, dijo el Purpurado de Caracas.
En tal sentido explicó: “para que una cura-ción sea admitida como verdadero milagro, es absolutamente necesario que sea instan-tánea y total, no explicable desde el punto de vista médico”. Y agregó que no “basta una curación lenta y progresiva, ni incom-pleta o parcial. Tampoco una curación sor-prendente cuando se han aplicado los opor-tunos tratamientos médicos”.
Indica la necesidad que “los allegados al    enfermo hayan invocado expresamente la intercesión exclusiva del Venerable José Gregorio para obtener de Dios misericordio-so la gracia de la sanación”. Debe ser ora-ción de varios fieles, es decir, “fruto de la oración comunitaria de una familia, de unos vecinos, de una comunidad religiosa, a Dios Nuestro Señor por intercesión del Doctor Hernández”.
Por ello alienta a que sean presentados los milagros y testimonios de curación a travésde sus párrocos, o directamente a Monseñor Fernando Castro, Obispo Auxiliar de Cara-cas, y Vice-postulador de la Causa de Beati-ficación del Doctor Hernández, en la Iglesia de la Candelaria o en el Palacio Arzobispal en Caracas.
Finalmente, el Arzobispo de Caracas, recor-dó a la feligresía lo siguiente: “antes que el Santo Padre lo declare ‘beato’, no se debe tributar al Doctor Hernández los honores del culto público. Es decir, no se pueden tener imágenes suyas en  los Templos o Capillas u Oratorios Públicos, ni utilizar el término de ‘Santuario del Dr.  José Gregorio Hernández’, ni invocarlo en actos litúrgicos, ni ofrecer el Santo Sacrificio de la Misa en acción de gra-cias a él, sino por su pronta beatificación”.