Leer Entrelíneas

¿QUÉ DEBEMOS HACER PARA ABRIR UNA CUENTA BANCARIA?

Octubre (2010)

La respuesta se ve muy sencilla: una persona natural que desee abrir una cuenta de ahorro sólo necesita presentarse con su cédula de identidad y firmar unos pocos documentos que le son presentados. Para abrir una cuenta corriente, ya sea persona natural o jurídica, adicionalmente necesita dar una serie de informaciones o datos, entre ellos, referencias bancarias y referencias personales.
En resumen, los bancos necesitan conocer la solvencia económica (referencias bancarias) y la solvencia moral (referencias personales) de sus futuros clientes. Eso está muy bien, pero ¿No deberíamos exigir nosotros algo más aparte de la solvencia económica del banco?
Nos vino esta pregunta a la mente por todo lo que hemos leído y vivido en estos últimos años con la crisis financiera mundial y la quiebra de bancos nacionales e internacionales:
1) Se presenta una crisis económica grave en los Estados Unidos de Norteamérica: banca, banca de inversión, compañías de seguros, banca hipotecaria, etc.; lo cual arrastra a toda la economía norteamericana a problemas gravísimos de empresas quebradas, desempleo, ejecuciones hipotecarias de viviendas y comercios, etc., reflejándose esto en otros continentes, especialmente en Europa.
Desgraciadamente se habla de fraudes, dolo, malas administraciones, alteración de balances en algunas empresas, etc. y como consecuencia personas inocentes que perdiendo su empleo y/o ahorros y/o vivienda, entraron en una fuerte depresión, suicidándose algunos de ellos y otros asesinando a su familia entera antes del suicidio.
2) En Venezuela también hemos vivido las intervenciones por parte de las autoridades bancarias a por lo menos 7 u 8 bancos y empresas filiales. Se habla de malas administraciones y en algunos casos de malas prácticas bancarias.
Preguntamos a un sacerdote católico sobre el perdón que se le puede dar en la confesión a las personas involucradas en los actos arriba mencionados y nos contestó:
“La responsabilidad moral de los que han cometido actos con mala intención es grave y
ninguno se puede esconder detrás de una empresa. Cada hombre, por ser libre, es responsable de sus propias acciones. Sólo un miedo que haga perder la capacidad de razonar o una acción violenta que impida actuar libremente pueden excusar de pecado. Hay obligación grave de restituir. Ciertamente hay que confesarse para quedar absuelto del pecado cometido, pero la confesión, para que sea válida, lleva consigo "el propósito de la enmienda", en estos casos, saberse aconsejar y poner los medios para restituir, repito, la persona implicada queda obligada en conciencia a restituir”.
Y continúa: “Hay pecados más graves que otros, en el caso de que hablamos, el jefe de
una empresa tiene más culpa que el subalterno y así sucesivamente. La gravedad del pecado depende de la materia (mal causado), de la intención con que se actuó y de la malicia”.
Basado en esto, nos podemos preguntar:
¿Qué deberíamos exigir al Banco antes de abrir una cuenta?
Podría ser:
- Informarnos sobre quiénes son los miembros de la Junta Directiva, Presidente, Presidente Ejecutivo, Gerentes Generales, Comisarios, Auditores,
etc.
-¿Qué religión profesan? ¿Viven coherentemente con su fe y la practican?
-¿Cómo es y cómo funciona su núcleo familiar?
- ¿Son personas ejemplares, sea cual fuere su religión, que destacan por la práctica de las virtudes?
Si después de analizar las repuestas a estas pocas preguntas, cumplen con los requerimientos éticos y morales, estén seguros que sus ahorros (pocos o muchos) estarán en buenas manos.

Fundación Leer Entre Líneas