Leer Entrelíneas

JÓVENES QUE PUEDEN CAMBIAR EL MUNDO

Octubre (2011)

Se acaba de vivir en Madrid una de las Jornadas Mundiales de la Juventud más impactantes a nivel de opinión pública. Muy pocas personas pensaban que en un país como España (donde han tratado de sacar a Dios de las escuelas y de la sociedad) se diera una demostración de fe tan impresionante como la que se vivió durante esos días. El trabajo de los 24.000 voluntarios (en su gran mayoría españoles) demostró que España es un gran país, y que no han logrado borrar sus raíces cristianas porque hay muchas familias que, con una valentía admirable, han ido contracorriente defendiendo su fe y educando a sus hijos en ésta.
El ambiente de la JMJ es algo que no se puede describir con palabras. Muchos (incluyendo españoles ateos) comentaban por el twitter la impresión que les causaban esos jóvenes educados, felices, alegres y con una gran fe y esperanza. Cada vez que uno piensa en la cifra de los asistentes (2.200.000 personas) uno se pregunta: ¿Cómo es posible que en pleno siglo XXI haya sucedido un acontecimiento histórico de esta naturaleza en un país donde algunos han querido sacar a Dios de la vida de sus habitantes? Y es que el ejemplo que dieron esos jóvenes del mundo entero fue increíble. Muchos derramamos lágrimas cuando vimos a muchachos chinos o africanos mostrando su bandera, orgullosos de su fe y felices como ningunos, cuando en esos países la persecución religiosa es espantosa.
Y algo que a los venezolanos nos tiene “brincando en una pata” es saber que el porcentaje más alto de representación de jóvenes de América (en cuanto a su cantidad de población) fue Venezuela. ¡Y qué orgullo sentimos cuando vimos a Carlos José Flores Freites (de la Pastoral Juvenil de Caracas) atravesar la Puerta de Alcalá con Benedicto XVI representando al Continente Americano junto a otros 4 jóvenes de los demás continentes. Y es que nosotros estamos convencidos que la Iglesia Venezolana tendrá mucho que ver en un futuro grande para nuestro país y para nuestra Santa Iglesia Católica.
La alegría que embarga a los miembros de Fundación Entre Líneas, con todo lo que vivimos esos días, sintiéndonos allá a través de la maraillosa cobertura que hizo EWTN y a través de nuestro twitter @VzlaEntrelineas fue único.
Ver en la TV y leer en twitter a unos jóvenes que tenían días sin descansar bien (porque dormían en el piso) alegres y enérgicos, no tiene explicación. Ver un encuentro del Papa con 1000 seminaristas y 1700 religiosas jóvenes que dejan TODO para entregarse a Dios en pleno siglo XXI, ¡No tiene explicación humana!. Ver una vigilia con una tormenta impresionante donde el Papa se emparamó, se reía como un niño chiquito y decía “Yo de aquí no me muevo”, no tiene explicación. Ver a esos jóvenes que tuvieron una felicidad y recogimiento impresionante a la hora de la Adoración Eucarística y en la Misa de Cuatro Vientos, después de horas a la interperie y sin dormir, no tiene explicación humana.
Sólo las palabras de despedida de Benedicto XVI explican esto: “Dejo España contento y agradecido a todos. Pero sobre todo a Dios, Nuestro Señor, que me ha permitido celebrar esta Jornada, tan llena de gracia y emoción, tan cargada de dinamismo y esperanza. Sí, la fiesta de la fe que hemos compartido nos permite mirar hacia adelante con mucha confianza en la providencia, que guía a la Iglesia por los mares de la historia.
Por eso permanece joven y con vitalidad, aún afrontando arduas situaciones. Esto es obra del Espíritu Santo, que hace presente a Jesucristo en los corazones de los jóvenes de cada época y les muestra así la grandeza de la vocación divina de todo ser humano….Los jóvenes responden con diligencia cuando se les propone con sinceridad y verdad el encuentro con Jesucristo, único redentor de la humanidad”.
Hoy entregamos a nuestros lectores una edición dedicada a nuestros jóvenes, con artículos escritos por jóvenes venezolanos entre 16 y 18 años que demuestran la excelencia de su formación académica y su profundidad humana y espiritual. Compartiremos con ustedes maravillosos testimonios y algunas fotos de jóvenes venezolanos que estuvieron en la JMJ. Y tendremos una entrevista exclusiva con Carlos José Flores Freites. No podían faltar los mensajes de Benedicto XVI en esta maravillosa Jornada para que todos (jóvenes en edad y en espíritu) reflexionemos con las maravillas que el Santo Padre nos ha dejado.
Aprovechamos de pedir sus oraciones por esta juventud venezolana que llegó encendida, y por sus amigos que no pudieron ir, para que vivan comprometidos con su fe y sean transmisores de ella, bajo la tutela de sus ejemplares guías. Recemos por todos nuestros sacerdotes, obispos y el Cardenal Jorge Urosa Savino, para que Dios les de la sabiduría y la fuerza para continuar con la maravillosa labor que han realizado en nuestra Iglesia Venezolana durante estos últimos años. Pidamos intensamente por las intenciones del Santo Padre para que Dios le de mucha salud y fortaleza, para que podamos tenerlo con nosotros muchos años más y así poder disfrutar y poner en práctica sus sabias y valiosas enseñanzas.

Sólo nos queda darle muchas gracias a Dios por estos días de oasis espiritual que hemos vivido, y sabemos que Jesucristo tiene que haber estado radiante de felicidad cuando vio a esa cantidad de jóvenes que quieren seguir el camino que Él nos dejó, el único que nos puede llevar a la verdadera felicidad ya aquí en esta tierra y luego en nuestra Patria definitiva El Cielo.

Luis Felipe y María Denisse de Capriles
Directores de Fundación Entre Líneas