Leer Entrelíneas

Los miembros del clero son los más felices en su profesión

Septiembre/Octubre (2007)

Amanda Paulson cuenta en The Christian Science Monitor (1-04- 2007) que los miembros del clero son los más satisfechos con su trabajo en EE.UU., según un estudio llevado a cabo por el National Opinion Research (NORC) de la Universidad de Chicago.

El estudio ha rastreado la satisfacción en el trabajo y el nivel general de felicidad en distintas profesiones. Amanda Paulson explica que "los resultados parece que tienen poco que ver con el salario –aunque la preparación y la educación influyen– y mucho con la ayuda a los demás y la expresión de la creatividad. Bomberos, educadores, artistas y fisioterapeutas figuran también entre los profesionales más satisfechos. Y, sorprendentemente, el clero encabeza ambas listas".

Tom Smith, director del General Social Survey del NORC, confeccionó el estudio acumulando los datos de más de tres décadas (1972-2006) del General Social Survey, que pregunta una serie de cuestiones en entrevistas personales a una muestra representativa de estadounidenses. Analizó así los datos de más de 50.000 personas. Smith se muestra sorprendido por los resultados. "Esperábamos que los trabajos más prestigiosos fueran los que proporcionaran más satisfacción y más felicidad", explica. "Pero las profesiones mejor clasificadas son las que implican cuidado y ayuda a los demás".

Por su parte, los miembros del clero dicen que entienden por qué su profesión proporciona felicidad, a pesar de que su trabajo tiene fama de duro. Kenneth Carder, un obispo metodista retirado, que trabajó treinta años como pastor y después se dedicó a la formación de candidatos al clero, comenta: "Una de las cosas que los seres humanos necesitan para sobrevivir es que su vida tenga un sentido. Los pastores son capaces de implicarse tanto para descubrir el sentido último como para ayudar a gente que está buscando ese sentido".

Otras profesiones de las que cabía esperar que quedaran en buena posición –abogados, médicos, banqueros y otros trabajos bien pagados y prestigiosos– salen bien en la clasificación, pero no aparecen entre los primeros doce. Un 58% de los médicos y un 52% de los abogados se declararon muy satisfechos.

Los trabajos que proporcionan menos satisfacción son los que tienen bajo sueldo y escasa cualificación, como camareros, cajeros y otros empleos por el estilo. Amanda Paulson recoge también la opinión de Jackson Carroll, profesor emérito de religión y sociedad en la Duke University, que confirma la satisfacción del clero. "A pesar de los problemas que han afrontado recientemente y de algunos que se han creado ellos mismos, los miembros del clero son todavía respetados y admirados".

La clasificación de la satisfacción en el trabajo está encabezada por las siguientes profesiones: 1) clérigos, 2) fisioterapeutas, 3) bomberos, 4) administradores del sector de la enseñanza, 5) pintores, escultores y otros artistas, 6) profesores, 7) autores.

MÁS DE 11.000 SACERDOTES
HAN VUELTO A EJERCER EL MINISTERIO

Tras abandonar el ejercicio del ministerio sacerdotal, en los últimos treinta años, más de once mil sacerdotes católicos de todo el mundo lo han retomado, según revela una investigación publicada por la revista italiana Civiltà Cattolica. "Según las informaciones enviadas al Vaticano por las diócesis –escribe el padre Salvini, director de la revista–, de 1964 a 2004 dejaron el ministerio 69.063 sacerdotes. De 1970 a 2004, 11.213 lo han retomado". "Es un fenómeno de notable importancia pastoral, que demuestra también la benevolencia de la Iglesia", explica.

Por lo que se refiere a la proporción de las defecciones de sacerdotes, afirma que "hoy no es comparable a la de los años setenta", cuando se produjo la crisis del postconcilio. "De 2000 a 2004 ha abandonado el sacerdocio una media del 0,26% de sacerdotes al año".

Aceprensa / 25-04-2007 / 045/07