Leer Entrelíneas

Mensajes del Papa en la JMJ Río 2013

Septiembre-Octubre (2013)

A continuación recogemos algunas de las palabras más significativas que el Papa Francisco dijo en Brasil en la JMJ Río 2013

“No traigo oro ni plata, sino algo más valioso: Jesucristo”.

“Queridos jóvenes: Jesús nos ofrece algo más grande que la copa del mundo. Sean auténticos atletas de Cristo, jueguen en su equipo. No se metan en la cola de la historia, ¡sean protagonistas! ¡Jueguen para adelante! ¡Construyan un mundo mejor! ¡Un mundo de hermanos, un mundo de justicia, de amor, de paz, de fraternidad. De solidaridad”.

“Aprendan a rezar cada día. Así conocerán a Jesús y le permitirán entrar en sus vidas”.

“Los cristianos debemos mantener la esperanza, dejarnos sorprender por Dios y vivir con alegría”.

“Los obispos son los pastores del pueblo de Dios. Sigámoslos con confianza y valentía. A los sacerdotes que acompañan a los jóvenes sigan acompañándolos con generosidad y alegría, ayúdenlos a comprometerse activamente en la Iglesia; que nunca se sientan solos”.

“Dios llama a opciones definitivas, tiene un proyecto para cada uno: descubrirlo, responder a la propia vocación, es caminar hacia la realización feliz de uno mismo. Dios nos llama a todos a la santidad. Algunos son llamados a santificarse construyendo una familia mediante el sacramento del matrimonio. Hay quien dice que hoy el matrimonio está ‘pasado de moda’. ¿Está fuera de moda?, en la cultura de lo provisional, de lo relativo, muchos predican que lo importante es ‘disfrutar’ el momento, que no vale la pena comprometerse para toda la vida, hacer opciones definitivas, ‘para siempre’. Yo, en cambio, les pido que sean revolucionarios, que vayan contracorriente; sí, en esto les pido que se rebelen contra esta cultura de lo provisional, que en el fondo cree que ustedes no son capaces de asumir responsabilidades, que no son capaces de amar verdaderamente. Yo tengo confianza en ustedes, jóvenes, y pido por ustedes. Atrévanse a ‘ir contracorriente’. También tengan la valentía de ser felices”.

“El Señor llama a algunos al sacerdocio, a entregarse totalmente a Él, para amar a todos con el corazón del Buen Pastor. A otros los llama a servir a los demás en la vida religiosa dedicándose a la oración por el bien del mundo, en los diversos sectores del apostolado, gastándose por todos, especialmente por los más necesitados. Nunca olvidaré aquel 21 de septiembre –tenía 17 años- cuando, después de haber entrado en la iglesia de San José de Flores para confesarme, sentí por primera vez que Dios me llamaba. ¡No tengan miedo a lo que Dios pide! Vale la pena decir ‘sí’ a Dios. ¡En Él está la alegría!”.

“¿Saben cuál es el mejor medio para evangelizar a los jóvenes? Otro joven. La Iglesia necesita de ustedes, del entusiasmo, la creatividad y la alegría que les caracteriza. Jesucristo cuenta con ustedes. La Iglesia cuenta con ustedes. El Papa cuenta con ustedes”.

“Demuestren con la vida que vale la pena gastarse por grandes ideales, valorar la dignidad de cada ser humano, y apostar por Cristo y su Evangelio... Yo seguiré alimentando una esperanza inmensa en los jóvenes de Brasil y del mundo entero: por medio de ellos, Cristo está preparando una nueva primavera en todo el mundo. Yo he visto los primeros resultados de esta siembra, otros gozarán con la abundante cosecha”.

Los jóvenes tienen que salir a luchar por los valores, a luchar por esos valores, y los viejos abran la boca, los ancianos abran la boca y enséñennos, transmítannos la sabiduría de los pueblos”.

“¡La fe es entera, no se licúa, es la fe en Jesús!, es la fe en el hijo de Dios hecho hombre que me amó y murió por mí”.

“Querido joven, querida joven: “Pon a Cristo” en tu vida [...] “Pon a Cristo”: Él te acoge en el Sacramento del perdón, para curar, con su misericordia, las heridas del pecado. “Pon a Cristo”: Él te espera en el encuentro con su Carne en la Eucaristía”.

“¡Qué precioso es el valor de la familia, como lugar privilegiado para transmitir la fe!”.

“Llevemos nuestras alegrías, nuestros sufrimientos, nuestros fracasos a la Cruz de Cristo”.

“Los jóvenes son el campo de la fe, los atletas de Cristo, los constructores de una Iglesia más hermosa”.

“Vayan, sin miedo, para servir. La fe es una llama que se hace más viva cuanto más se comparte, se transmite. El evangelio es para todos, no para algunos. No tengan miedo de ir y llevar a Cristo a cualquier ambiente, también a quien parece más lejano, más indiferente. Vayan, y hagan discípulos a todos los pueblos. Brasil, América Latina, el mundo tienen necesidad de Cristo. Difundir el evangelio es llevar la fuerza de Dios para arrancar y arrasar el mal y la violencia; para destruir y demoler las barreras del egoísmo, la intolerancia y el odio”.

En este link pueden leer todos sus discursos:
http://www.aciprensa.com/ebooks/FranciscoenBrasil.pdf