Leer Entrelíneas

Si no lo veo, no existe

Abril (2006)

En
Un día, una niña de 6 años estaba en su salón de clases. La maestra iba a explicar la evolución a los niños. Entonces le preguntó a un niño:

MAESTRA: Tommy, ¿ves ese árbol allá fuera?

TOMMY: Sí.

MAESTRA: Tommy, ¿ves el césped afuera?

TOMMY: Sí.

MAESTRA: Ve afuera, mira hacia arriba y dime si puedes ver el cielo.

TOMMY: Sí, vi el cielo.

MAESTRA: ¿Viste a Dios?

TOMMY: No.

MAESTRA: No podemos ver a Dios porque no está ahí. Él no existe.

Una pequeña niña pidió permiso para hacerle unas preguntas al niño. La maestra aceptó y la niñita preguntó:

NIÑITA: Tommy, ¿ves ese árbol allá fuera?

TOMMY: Sí.

NIÑITA: Tommy, ¿ves el césped afuera?

TOMMY: ¡Sí!... (cansado de todas esas preguntas)

NIÑITA: ¿Ves el cielo?

TOMMY: ¡Sí!...

NIÑITA: Tommy, ¿ves a la maestra?

TOMMY: Sí...

NIÑITA: ¿Ves su cerebro?

TOMMY: No.

NIÑITA: Entonces, según lo que hemos aprendido hoy, ¡ella no tiene cerebro!