Leer Entrelíneas

"Globalizar la justicia y el amor"

Marzo (2006)

Frente al abuso de la religión hasta llegar a la "apoteosis del odio", la primera encíclica de Benedicto XVI ("Deus caritas est") contrapone un Dios que crea por amor al ser humano y se inclina hacia él.

Esto explica que, recién elegido Papa, Ratzinger planteara como primer desafío de la humanidad la solidaridad entre las generaciones, la solidaridad entre los países y entre los continentes, "para una distribución cada vez más equitativa de las riquezas del planeta entre todos los hombres". Lo cual no es simple filantropía, sino un "impulso divino" que empuja a aliviar la miseria. Esta es la clave de la encíclica "Deus caritas est". Pocos comentarios han destacado que esta encíclica es claramente una encíclica "social". Un documento que se mueve en la estela de las grandes encíclicas sociales, iniciadas por la "Rerum Novarum" de León XIII.

Desde mediados del siglo XVIII, concretamente desde Benedicto XIV (1740), las encíclicas son cartas circulares impresas, dirigidas por el Papa al episcopado, a los fieles e incluso a todos los hombres de buena voluntad. Por lo común, suelen responder a cuestiones particulares de una época, y es una de las fuentes principales de la predicación de la Iglesia Católica. La que acaba de publicar el Papa Ratzinger será la número 294 desde Benedicto XIV.

En el siglo XX, el Papa que más encíclicas publicó fue Pío XI (41) y el que menos, Juan XXIII (7). Catorce publicó Juan Pablo II. No parece que Benedicto XVI vaya a ser de los más prolíficos. Y no sólo por su edad. Piensa que los problemas de la Iglesia no se arreglan desde un escritorio. Insiste en que la Iglesia "habla demasiado de sí misma. No tenemos necesidad de una Iglesia más humana, sino de una Iglesia más divina". La primera encíclica de los papas del siglo XX tiende a ser programática.

Marca el rumbo de fondo por el que desean conducir a la Iglesia. Así, Juan XXIII unió su primera encíclica ("Ad Petri cathedram") a la finalidad que se había propuesto al anunciar la celebración del Concilio Vaticano II: promover el conocimiento de la verdad como camino para las restauración de la unidad y de la paz. Pablo VI igualmente conectó su primera encíclica ("Ecclesiam suam") con el mismo Concilio, ya que su publicación coincidió con el final de su segunda sesión. En ella planteaba los tres caminos por los que se proponía conducir la Iglesia: conciencia, renovación y diálogo.

En fin, Juan Pablo II en la "Redemptor hominis", también su primera encíclica, entiende que la cuestión del hombre no se puede separar de la cuestión de Dios.

Por eso su objetivo -evidente en todo su largo pontificado- fue unir antropocentrismo con cristocentrismo. Es decir, resaltar que sólo es posible la comprensión del hombre mirando aquel de quien es imagen: Dios.

En sintonía con el programa de su antecesor, esta primera encíclica de Benedicto XVI comienza apuntando a la esencia de Dios: la caridad, el amor. Y, contra lo que viene afirmándose en los primeros comentarios que he leído, es también programática. Tan programática que, contra toda praxis, el propio Papa quiso explicar, dos días antes de su publicación, la finalidad que con ella se proponía. Y lo hizo tomando como punto de partida la "Divina Comedia". Al igual que Dante en su gira cósmica lleva al lector ante el rostro de Dios, que es "el amor que mueve a las estrellas", Ratzinger quiere enfrentar al hombre con un Dios que "asumió un rostro y un corazón humanos".

Cuando inició su pontificado, Benedicto XVI insistió en que su verdadero programa de gobierno no se centraría en seguir sus propias ideas, "sino en dejarme conducir por el Señor, de modo que sea él mismo quien guíe a la Iglesia en esta hora de nuestra historia". Leyendo su primera encíclica se confirma ese propósito. No es una
exposición de alguno de los temas favoritos del cardenal Ratzinger, por ejemplo el relativismo. Es, más bien, un texto en que el autor pasa a segundo plano concentrando su atención en la primera palabra con la que empieza la encíclica:
"Dios".Su programa parece como si viniera impuesto por una fuerza externa al propio Benedicto XVI, una fuerza que le impulsa a gravitar sobre los grandes temas de la justicia y la caridad.

Ratzinger en sus escritos intenta, de uno u otro modo, reivindicar la razón en el cristianismo. Lo que él mismo ha llamado "la victoria de la inteligencia" en el mundo de las religiones. En esta encíclica parece dejarse llevar por un impulso diferente:
la reivindicación de la justicia y el amor como signo distintivo de su programa de acción. No se olvide que desde que Ratzinger publicara en 1954 su primer libro, su producción científica ha sido abrumadora: miles de trabajos y más de 50 libros.

La inteligencia y claridad de lo que escribe le hace ser uno de los autores más leídos del siglo XX. "Me siento menos sola cuando leo los libros de Ratzinger", decía Oriana Fallaci a "The Wall Street Journal". "Soy una atea, añadía, y si una atea y un Papa creen las mismas cosas, hay mucho de verdad allí". Efectivamente, nadie -creyente o no- puede discutir el mensaje de Benedicto XVI en "Deus caritas est".

Resumiendo, yo diría que su encíclica pretender "globalizar la justicia y el amor".

De modo que en la gran familia humana -y también en esa familia que es la Iglesia- no haya ningún miembro "que sufra por falta de lo necesario". Naturalmente, antes de hablar de amor hay que reivindicar la justicia en las relaciones humanas.

Por eso Benedicto XVI utiliza una dura frase de San Agustín para calificar "de gran banda de ladrones" a un Estado que no se rigiera por la justicia. Con ello está diciendo que la justicia es el objeto y la medida de toda política. La política no es simplemente "una técnica" es, antes, una forma de ética. Naturalmente, eso es misión del Estado, pero no sólo de él. Es, ante todo, una gran tarea humana. Por eso Benedicto XVI reivindica para la Iglesia el deber de ofrecer, "mediante la purificación de la razón y de la ética", una contribución específica que haga a la justicia comprensible y políticamente realizable. De ahí, por ejemplo, la absoluta necesidad de la libertad religiosa.

Pero si la justicia es imprescindible, Benedicto XVI reivindica para la caridad (el amor) un puesto importante. El sufrimiento no sólo reclama justicia. Reclama, además, la amorosa atención personal. Y aquí, las fuerzas sociales -incluida la Iglesia- son insustituibles en su cercanía a la indigencia, material o espiritual.

Sorprende el vigoroso aliento que de toda la encíclica se desprende hacia las nuevas formas de voluntariado social, que unen la espontaneidad con la cercanía a los hombres y mujeres necesitados de auxilio. La contraposición que el Papa hace del deterioro que entre los jóvenes produce la "anticultura de la muerte" (por ejemplo la droga) y, por contraste, la dignidad que en ellos mismos se trasluce en la "cultura de la vida", que se entrega a los demás en el voluntariado, es ciertamente uno de los pasajes más entrañables de la encíclica.

No se crea, sin embargo, que el mensaje de Benedicto XVI es una simple exhortación "al activismo social". Es mucho más que eso, pues al fijarse en Teresa de Calcuta (probablemente la activista social más destacada de todo el siglo XX) hace notar que su fecundidad fue debida a su vida interior, a su unión con Dios en la atención a los más abandonados de todos. De ahí que el Papa Ratzinger siente como conclusión: "Ha llegado el momento de reafirmar la importancia de la oración ante el activismo y el secularismo de muchos cristianos comprometidos en el servicio caritativo".

El centro de gravedad de la Iglesia pasó durante el siglo XX y XXI de Europa al Tercer Mundo, con un 62% de los católicos viviendo actualmente en Iberoamérica, África y Asia. Es en estas zonas donde la miseria tiende sus tentáculos con más fuerza.

Benedicto XVI parece querer apuntar hacia esos lugares como uno de los desafíos de su pontificado. Por eso he dicho que "Deus caritas est" es , primordialmente, una encíclica social.


Rafael Navarro-Valls
El Mundo, 5.II.06