Leer Entrelíneas

Corea del Sur, el País con más desproporción entre niños y niñas

Octubre 1996

El gobierno intenta prohibir el diagnóstico prenatal y los abortos en función del sexo.

En Corea del Sur, como en China, existe una fuerte preferencia tradicional por los hijos varones. Si a esa cultura se añade el esfuerzo del gobierno por recortar la natalidad, la idea de que solo nazcan los hijos deseados tiene consecuencias graves: al cabo de 35 años de campaña y como resultado de los abortos selectivos de bebés del sexo femenino, la República de Corea tiene la mayor desproporción mundial entre nacimientos de niños y de niñas: 115,4 niños por cada 100 niñas en 1994.

Ahora el gobierno está dando marcha atrás e intenta cambiar la preferencia de la gente por los hijos varones, según informa la agencia France Press. Un cartel muestra una novia rodeada por varios pretendientes con regalos: "Dónde están las futuras novias?".

Pues las proyecciones demográficas indican que en el año 2010 habrá sólo cuatro mujeres casaderas por cada cinco hombres.

Algunas culpan de la anomalía demográfica al gobierno. En Corea no se
impone como en China el hijo único por pareja: de hecho la tasa de hijos por mujer es 1,7. Pero se ofrece a los padres la esterilización gratuita, recortes de impuestos por familia más pequeña, y se ha hecho la vista gorda sobre el aborto en función del sexo.

Muchas mujeres, que consideran un deber tener un hijo varón, han abortado repetidas veces para lograr tener descendencia masculina y, a la vez, poder disfrutar de las ventajas económicas propias de una familia pequeña.

Aunque el aborto es ilegal, muchos médicos están dispuestos a realizarlo; se estima que en 1994 se practicaron 30.000 abortos a madres que no querían tener una niña.

Ante el desequilibrio entre sexos, ha habido diversas reacciones. El ministro de Sanidad anunció en junio que retirará la licencia a los médicos que descubran a los padres el sexo del futuro hijo. Pero no es fácil impedirla! revelación.

La rama local de la Planned Parenthood Federation (IPPF), que ha sido la punta de lanza de la campaña en favor de la reducción de la natalidad, ye ahora los efectos perversos de su política. Su representante, Park Soon Jung, ha declarado que "tal vez hemos ten ido más éxito del debido ".

Pero la IPPF se encuentra con pocos argumentos para evitar los abortos selectivos según el sexo. Su lema ha sido siempre que sólo deben nacer los hijos deseados, para lo cual los padres han de tener a su alcance todos los medios anticonceptivos, sin excluir el aborto.

Entonces, qué hacer si las niñas no son deseadas? Ahora se encuentran con que han contribuido a imponer una técnica contraceptiva moderna al servicio de una mentalidad machista tradicional. Antes, al menos, las mujeres coreanas estaban menos consideradas, pero existían; ahora, mientras la medicina avanza, las niñas mueren.